intervención quirúrgica
¿Qué es una colostomía y para qué sirve?
21 diciembre, 2017
que-es-un-proctologo
¿Qué es un proctólogo y de qué se ocupa? Tipos de pruebas médicas, cirugías y mucho más
8 enero, 2018

¿Qué es una adenocarcinoma y cómo identificarlo?¿qué diagnóstico, tratamientos y curas presenta?

radioterapia para curas contra el cáncer

La adenocarcinoma es un tipo de cáncer que llega a afectar a diversos órganos, su significado literal proviene de  la derivación de los términos adeno que hace referencia a las glándulas y carcinoma refiriéndose está a la afección o tumor maligno.

¿Qué es un adenocarcinoma?

Se trata de aquel cáncer maligno cuyo origen se encuentra en las glándulas de secreción, encargadas de sintetizar los productos que están involucrados  en el funcionamiento correcto de nuestro organismo, para poder así moverlos a donde sea necesario.

El conjunto de estos canceres  que se forman en las citadas células y que se encuentran en continua división celular, son a lo que llamamos adenocarcinoma. En sus inicios suele presentarse como un tumor glandular benigno.

Glándulas de secreción

Estructuras formadas por células que están especializadas en secretar un determinado producto. El producto puede ser una mezcla de diversas sustancias o una sustancia sola aislada. Se transportan por el torrente sanguíneo llegando por norma general de la piel. Algunas glándulas se abren al exterior, las conocemos como glándulas de secreción externas. Aquellas que por el contrario vierten el producto en el interior, para que sea recogido por los capilares sanguíneos, se denominan glándulas de secreción interna.

¿Por qué se forma este cáncer?

Cada célula presente en nuestro cuerpo, tiene un sistema regulado de nacimiento, crecimiento y muerte. Cuando las células dejan de tener ese control en sus funciones, se forma un cáncer, haciendo que a su vez estas células malignas, se dividan de una forma más rápida.

carcinoma

Tipos de adenocarcinomas en función de los órganos afectados

Las adenocarcinomas, en un principio pueden no presentar aspecto glandular definido, por lo que podrían ser más difíciles de detectar en sus inicios, por lo tanto puede afectar a numerosos órganos de nuestro cuerpo entre ellos, son frecuentes.

  • Adenocarcinomas de mama. Aquel que afecta a las glándulas mamarias, puede ser ductal si comienza en los tubos que transportan la leche desde las glándulas al pezón. O lobular, es decir aquel que se forma en los lóbulos que producen leche.
  • Adenocarcinoma seroso papilar. Se trata de aquel tipo de cáncer de crecimiento rápido que por norma general suele afectar a útero, endometrio, peritoneo y el
  • Adenocarcinoma pulmonar. En este tipo de tumor, se encuentran células anormales en el revestimiento de las vías respiratorias, por norma general estas células cancerosas se diseminan a otras partes del cuerpo.
  • Adenocarcinoma tiroideo. Se forma en las células de las tiroides, impidiendo que esta pueda realizar su función de regular el metabolismo y la sensibilidad del cuerpo hacia ciertas hormonas.
  • Adenocarcinoma cervical y cáncer de cuello de útero. Se trata de un tipo de neoplastia, que comienza en cual las células que producen la mucosa, que recubre el interior del cuello de la cavidad uterina y el propio útero.
  • Adenocarcinoma de células renales. Afecta al revestimiento de los túbulos renales del propio riñón. Los túbulos renales son aquellos que filtran la sangre y producen la orina, conocido también como hipernefroma. Es el más común de los tipos de cáncer de riñón.
  • Adenocarcinoma de colon. Es el tipo de cáncer de colon más frecuente, puesto que aparece en el 90-95% de los casos, teniendo origen en la mucosa que recubre la parte interna del colon y el recto. Puede localizarse también como:
    • Tumor originado en la capa muscular del tubo digestivo
    • Cáncer de las células que defienden el estómago e intestino
    • Tumores carcinoides. Producidos en las células productoras de hormonas en el aparato digestivo.

El cáncer de colon o recto será siempre el adenocarcinoma, puesto que los tumores localizados en el intestino grueso, no se designas como tal adenocarcinomas, y por tanto su enfoque terapéutico es distinto.

tipos-adenocarcinoma

¿Qué no es un adenocarcinoma?

Algunos tumores conocidos como tumores neuroendocrinos, no tienen su origen en una adenocarcinoma.

Así pues, si el tejido glandular no es cancerígeno se conoce como adenoma, este tipo de tumores, no invade otros tejidos y raramente se extiende por metástasis como si lo hace el adenocarcinoma.

Diagnóstico de un adenocarcinoma

Al igual que otros muchos canceres, un adenocarcinoma se detecta a través de la extracción de una pequeña parte del tumor, para posteriormente examinarla con utensilios especiales, lo que se conoce como biopsia. Es de vital importancia esta detección, puesto que cuanto antes se  detecté, se podrá frenar el crecimiento del cáncer a otros órganos.

Este diagnóstico siempre será facilitado por un médico especialista en tumores o un oncólogo especializado en cáncer.

Tratamiento de una adenocarcinoma

El tratamiento de una adenocarcinoma, depende del lugar en el que comenzó  el cáncer y en función de su propagación.

Así pues, podemos dividir el tratamiento en distintas etapas.

  • Etapa inicial o 0. Se trata de la etapa inicial de un cáncer, en la cual el tumor se encuentra casi imperceptible y no se ha extendido a las capas más profundas, de la zona afectada. El tratamiento en esta etapa incluirá únicamente cirugía, sin necesidad de radioterapia o quimioterapia. La extirpación de la parte afectada incluye también a los ganglios linfáticos adyacentes.
  • Etapas I y II. Llegando a esta etapa es probable que bien antes o después de la cirugía, el paciente reciba radiación para intentar reducir el tamaño del cáncer y así facilitar su extracción. Si los ganglios linfáticos no muestran señales de  propagación, se podrá mantener al paciente en observación sin tratamiento alguno. Aquellos pacientes que recibieron quimioterapia antes de la operación, volverán a  someterse a ella tras la intervención quirúrgica. Por el contrario si se encuentra cáncer en los ganglios extirpados, el paciente será sometido a quimio-radiación o quimioterapia sola. Aquellos pacientes, para los que la intervención quirúrgica suponga un problema, serán tratados por quimio-radiación.
  • Etapa III. La cirugía es siempre la primera opción para eliminar cualquier rastro del adenocarcinoma. Muchos pacientes son curados únicamente con la cirugía incluso en esta etapa, sin embargo al igual que en las anteriores. Aquellos pacientes que se hayan sometido a procesos de radiación antes de la cirugía deberán continuar tras esta con el tratamiento. Otra opción viable es que inicialmente y sin hacer uso de cirugía, el tratamiento sea únicamente con radioterapia.
  • Etapa IV. Es en esta etapa el cáncer se suele propagar a órganos distantes, por tanto es poco probable la cura. No obstante el tratamiento ayuda a mantener el cáncer bajo control y aliviar los síntomas. Por norma general incluye cirugía. En otros casos se puede usar la técnica láser dirigida a través de un endoscopio, este método puede destruir  gran parte del tumor, aliviando así cualquier posible obstrucción, sin necesidad de cirugía.  La quimioterapia y/o radioterapia en esta etapa, reducen el tamaño del cáncer y ayudan a los pacientes a poder vivir algo más de tiempo, sin embargo, se sabe que el paciente no superará el cáncer.

Terapia dirigida para adenocarcinomas avanzados

La terapia dirigida también es beneficiosa en cáncer de etapa IV. Es en este periodo cuando se puede suministrar al paciente el Trastuzumab, agregado a la quimioterapia, en aquellos pacientes, con tumores HER2 positivos.

Otra opción es el Ramucirumab, este último medicamento se suministrará pos si solo o añadido a la quimioterapia.

El medicamento de inmunoterapia Pembrolizumab, es además de los citados anteriormente una buena opción.

Debido a que los adenocarcinomas, son en ocasiones difíciles de tratar, se prueban a diario tratamientos en estudios clínicos, con el fin de beneficiar a los pacientes.

Quizás estos tratamientos no destruyan o reduzcan el tamaño del tumor, pero son usados como vías para aliviar el dolor. Por ello es imprescindible que los pacientes comenten con el equipo de profesionales que les atienden, cualquier síntoma, para que el tratamiento sea lo más óptimo posible.

En algunos tipos de adenocarcinomas como el de estómago o colon y recto, conviene también tener en cuenta la nutrición, dentro de las preocupaciones de los pacientes de cáncer. Desde ayuda para  poder comer, hasta ayuda para poder culminar el proceso digestivo. En este punto podemos citar las colostomías, como un método que permite a los pacientes afectados, por adenocarcinoma colorrectal, realizar de una forma indolora el proceso digestivo de una forma artificial.

Quimioterapia segun la etapa del cáncer

Ahora que ya conoces algo más sobre las adenocarcinomas, no dudes en consultarnos cualquier pregunta. En septina9 te ofrecemos una innovadora alternativa a las molestas colonoscopias, pero también un asesoramiento en el proceso de tu enfermedad. Por lo que al contactar con nosotros, lo harás con un equipo de especialistas que cuidarán de ti.